Masters

Masters

Tantos años viendo a los grandes maestros jugar el campeonato “The Masters” en televisión, imagino que estoy jugando en un campo, en un tee de salida o andando por el fairway mirando en dirección del green, el sol pasando por los arboles dibujando luces y sombras en la hierba verde, es fácil imaginar que este tipo de sensaciones las debió tener el golfista amateur más famoso de todos los tiempos Bobby Jones. El deseaba construir un campo de golf con las ideas que tenía, de cómo debería ser un buen campo para jugar. Por lo tanto, cuando se retiró de la competición, a sus 28 años, ocurrieron tres cosas: se asoció con Clifford Roberts, un astuto banquero, convenció al Dr. Alister Mackenzie para ser el arquitecto y recomendó una propiedad de 365 acres, conocida como “Fruitland Nurseries”, que además de las variedades locales de árboles y arbustos, tenía magnificas líneas de magnolias entre las cuales se encuentra ahora la carretera de acceso al famoso Augusta National Golf Club, dándole nombre a la calle ‘Magnolia drive’.

La idea de Jones era tener su propio campeonato para los mejores jugadores de golf del mundo. ‘The Masters, golfistas jugando y competiendo a un nivel muy alto, con deportividad y honestidad impecable, comportándose con la reglas del deporte que él amaba, sobre su campo tan bello y preparado meticulosamente para este torneo. Si no es el mejor campo del mundo, es uno de los mejores, un verdadero ejemplo de todas sus ideas.


Este año se celebra el octogésimo campeonato en este bello campo, que comenzó Jones invitando a todos sus amigos, que eran en su mayor parte los mejores golfistas del mundo, a competir por un trofeo, el cual se llamó al principio ‘Augusta National Masters Tournament’ y ahora sencillamente llamado el ‘Masters’, el primero de los cuatro campeonatos del Gran Slam de golf.

El trofeo de deportividad presentado cada año por el USGA es el “Bob Jones Award” en apreciación a la forma en que se ha jugado este deporte. Su ejemplo, dedicación y contribución a este deporte junto con todos los otros factores no deben ser estropeados.
Hay algunos elementos que pueden amenazar lo que fue su sueño. Sería una desgracia perder algo que se realizó con tanta ilusión por su fundador, por intereses comerciales o cuotas de audiencia de televisión.

Feliz swing
Tom McCowan.