¡Golf es todo lo que desearías de un deporte! Desde un simple juego en el cual una bola pequeña es jugada con un palo desde el punto de salida (tee de salida) a lo largo de la distancia del hoyo, con uno o más golpes, para finalizar con la bola embocada en un agujero, cortado en el suelo y situado al final del hoyo (el green), por supuesto dentro de las reglas del juego.

 

¡Jugar al golf sin reglas no es golf, es otra cosa! El juego, puede ser y de hecho es, más complicado debido a la forma en la cual se mueve el palo para enviar la bola hacia el objetivo, a este movimiento del palo se le llama “golf swing”. Estas dificultades y la obligación de cumplir las reglas las dejaremos para más adelante,  ¡por ahora vayamos a lo fácil!

 

El golf es bueno porque es, un juego – un deporte – un reto – e incluso puedes ser una forma de vida.

 

Imagenes de un libro de las reglas de golf con fecha, 20 de Noviembre, 1933.


Familia y amigos, jóvenes y mayores, pueden jugar todos juntos por diversión, competir unos con otros o simplemente competir contigo mismo, para jugar mejor que la última vez. El golf te permite estar en un entorno saludable, un lugar donde puedes dejar atrás las preocupaciones y divertirte mezclándote  con otras personas que tienen el mismo interés y respeto por las tradiciones y valores del juego, a la vez que una forma de hacer ejercicio. Un forofo, al preguntarle por qué es bueno el golf, respondió, “no sé por qué, pero solo puedo decir que no he jugado durante tres días y “tengo mono”.

 Asimismo, también es beneficioso para la salud, si tienes el colesterol  un poco alto o te estás recuperando después de una operación de corazón, el doctor te sugerirá que andar es la mejor forma de hacer ejercicio. Como el golf no es un deporte físicamente violento, se puede practicar a cualquier edad.

 El golf es una razón para andar sin tener que comprar un perro, empezar recogiendo flores silvestres o setas. Andar por andar puede llegar a ser un poco aburrido y únicamente algo que nos lleva al campo. Golf es todas estas cosas juntas y algo más.

 Hay toda clase de jugadores, desde profesionales de alta competición hasta jugadores aficionados de todos los niveles, cada uno con su habilidad disfrutan del juego y obtienen beneficios en su salud y en general en calidad de vida. No solo disfrutan del ejercicio al aire libre, sino también de la compañía de los compañeros de juego o de competidores, tratando de ganar a sus amigos por el honor de una copita o un café al finalizar la vuelta.

 Lo que no debe ser el golf es algo que te produzca daño físico, o que te estropee un buen paseo, tanto a ti como a los demás jugadores en el campo.

 El espíritu del juego de golf, a diferencia de muchos deportes, es que se juega en su mayor parte, sin la supervisión de un árbitro o de un juez. El golf se basa en la integridad del individuo para mostrar respeto a los demás jugadores y cumplir las reglas. Todos los jugadores deberían comportarse disciplinadamente, demostrando cortesía y deportividad en todo momento, independientemente de lo competitivos que puedan ser. Un letrero colocado en el tablón de anuncios en un campo de golf dice:

No tienes que ser una dama o un caballero para jugar al golf, Pero solo Damas y Caballeros juegan al golf. 

Hay jugadores que únicamente quieren jugar con sus amigos, por el reto de mejorar su resultado personal sin competir con los demás. La parte relajante del golf, es que al tener que concentrarte tanto para hacer este movimiento antinatural llamado “golf swing”, te olvidas de todo lo demás.

 No hay nada como estar en medio del campo de golf, mirando tu bola volar al centro de la calle o al green, con la sensación de haber hecho un buen swing. Cuando sientes esta experiencia, en este ambiente especial, es fácil comprender porque hay 60 millones o más  de personas en el mundo que disfrutan jugando al golf.

 Deberías probarlo, solo para poder contar tu experiencia antes de decidir si te gusta o vas a ser un dedicado. 

 Feliz swing,

Tom McCowan

5 + 11 =